Aisha Kandisha, la mujer malvada

Probablemente la más famosa de todo Marruecos.

En muchas culturas occidentales la fascinación por las mujeres hermosas llega al punto de ser el centro de muchas leyendas terroríficas. Eso se extiende hasta Marruecos. En Rabat -y otras regiones- la gente duda en decir su nombre. Aisha Kandisha es un demonio que persigue a los hombres. Los lugareños dicen que puedes convocarla vertiendo agua hirviendo por el desagüe. La leyenda varía según la región.  Algunos dicen que es una sirena, mientras que otros dicen que tiene patas de cabra. Independientemente de la versión que escuches, todas coinciden en que su objetivo es matar hombres.

Esta entidad demoníaca o súcubo seduce a los hombres y los posee. Suele aparecer como una mujer alta, hermosa y en topless… con las patas de una cabra o cola de sirena, de nuevo, to es según a quien le preguntes. Otras personas dicen que se convierte en una fea bruja antes de poseerlos. Las víctimas se vuelven impotentes, antihigiénicos y deprimidos. Bajo ríos y cuerpos de agua, allí reside Aisha Kandisha

Los lugareños dicen que vive debajo de los ríos y alrededor de cuerpos de agua. Algunas personas afirman ver su reflejo mientras miran en el río.

¿Aisha realmente existió?

Lo curioso de esta leyenda es que hay una historia urbana que afirma que Aisha realmente existió. Marruecos, es ahora un país musulmán con cultura árabe. Pero, no siempre fue así. El idioma oficial de Marruecos es el árabe, pero todos hablan francés, inglés y español. Teniendo en cuenta su influencia francesa sobre la cultura, se puede ver que los franceses intentaron conquistar este territorio. En un momento era una tierra sin ley, una tierra que no pertenecía a nadie.

Los artistas iban a consumir estupefacientes, ya que no pertenecía a ningún país, las personas hicieron lo que quisieron. Una vez que se convirtió en un país árabe, todo se detuvo.

Entonces, ¿qué tiene Aisha Kandisha que ver en todo eso? 

Durante las guerras y las adquisiciones del pasado de Marruecos, soldados de todo tipo arrasaron este pequeño país. Una mujer llamada Aisha Kandisha, una luchadora de resistencia, ayudó a pelear contra estos hombres. Ella sedujo a los soldados uno por uno y los mató. Los soldados comenzaron a temerle. La gente de Marruecos le da crédito a Aisha por recuperar el país y deshacerse de los invasores.

Hoy, la historia se cuenta principalmente a los niños como una forma de hacer que se comporten. En el extremo opuesto de esta espeluznante historia urbana, algunas personas la consideran una líder espiritual, considerando que hizo de Marruecos lo que es hoy.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Mihrab

Rissani